Rubén Cedeño
esenfrdeitptru
Carta al Espíritu de la Navidad-Rubén Cedeño

Existe entre los niños la costumbre de escribir la carta a Santa Claus; los adultos se la escriben al Espíritu de la Navidad, y suele tener mucho efecto cuando se realiza con fe.

“YO SOY” invocando la DIVINA PRESENCIA DE DIOS en mí, al Amado Maestro Jesús, a la Madre María, al Espíritu de la Navidad, al Amado San Nicolás y a todos los Seres de Luz, trabajando en el campo de fuerza de La Navidad, para que en Armonía para todo el mundo, bajo la Gracia y de manera perfecta, se manifieste en mí este regalo de Navidad:

(________________________________Escribe tu deseo________________________)

Gracias Padre, porque ya me diste este regalo para hacerme feliz a mí y a todos los demás.

Esta petición se puede comenzar cualquier día de Diciembre y hay que leerla diariamente hasta la llegada del Espíritu de la Navidad, en que deberá ser incinerada diciendo: “Gracias Padre porque esto ya se cumplió”

Por Rubén Cedeño

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

- 15 de Agosto de 1990 / 15 de Agosto de 2017 -

por Domingo Laut Rodríguez