Rubén Cedeño
esenfrdeitptru
Día del Amor-Rubén Cedeño

El día 14 de febrero ha sido calificado como “El Día de los Enamorados”, pero esto es discriminativo porque algunas personas suponen, que quien no está con una pareja no lo puede celebrar. Existe gente que no está enamorada de una pareja, pero está enamorada de la vida, la literatura, el agua, la pintura, el fuego, la ciudad, los Maestros Ascendidos, la Madre Divina, o simplemente de Dios; y también tiene derecho a celebrar el “Día de los Enamorados”. Por eso en vez de generar esta festividad como el “Día de los enamorados”, en la Metafísica lo hemos calificado como “Día del Amor” y así, poderlo celebrar todos. Uno puede estar enamorado de sus cubiertos, sus óperas, sus estudiantes, la metafísica, su facilitador, su televisor, la ropa que se pone, del Sagrado Libro del Yo Soy y celebrar con todos ellos, “El Día del Amor”.

 

El 14 de febrero es un día propicio para comunicarnos con todo el mundo y decirle: ¡Te quiero! Nada más que eso, y ya estás logrando lo más grande que se puede hacer, además de dar regalos de amor, cosas lindas capaces de alegrar la vida del que las recibe.                                                                                                                                                                                                                                                                        Estar enamorado de algo no es estar apegado a ello. Uno puede “amar sin apego”, y en el momento que nos toque renunciar, hacerlo sin ninguna clase de sufrimiento, esto es “amor inteligente”, es el que practicamos en Metafísica para que la gente sea feliz, porque cuando uno se apega a algo y lo cree eterno, sufre mucho.

Esos amores desmedidos sin conciencia y lógica, conducen a grandes tragedias y, muchas veces, hasta la muerte. De todas maneras, se ha muerto tanta gente por amor que no debe ser tan malo. Cuando en la ópera vemos muertes por amor –como Mario y Tosca, Othello y Desdémona, Manón y Des Grieux-, uno se emociona y se le salen las lágrimas. Toda esta pasión, aunque sea emocionante, no es más bonita que el “Amor Divino” que conduce a la felicidad y al cielo –como, por ejemplo Margarita y Fausto, Isabel de Valois y Don Carlos, Adina y Nemorino.

El verdadero Amor está contenido en el Fuego Friccional de la Llama Rosa y es el que nos mueve a la acción y a la cohesión desde un átomo hasta la más gigantesca galaxia. Este fuego ardiendo en nuestro cuerpo es el que nos mueve al amor humano, que no es malo. Fíjense cuántas historias de amor se han escrito, incluso por Maestros Ascendidos, como lo fue Romeo y Julieta, escrito por el propio Maestro Saint Germain cuando fue Francis Bacon y firmaba “Shakespeare”.

El verdadero amor se expresa por medio del cumplimiento de la Tercera Ley Cósmica, que es la de Economía, y dice que “todo le hace falta a todo”. Por ejemplo, si tú tienes hambre es porque existen restaurantes donde puedes comer; y hay restaurantes porque hay comida para llevarla allí; y existe comida porque hay sembradíos que la producen, y los sembradíos existen porque el Sol los alimenta: y el Sol está allí porque Dios lo sostiene. ¿Ves qué sencillo es todo esto?

El Amor Divino es el aspecto Espíritu Santo dentro de la Santísima Trinidad. Por eso, quien peca contra el Espíritu Santo no tiene perdón, porque peca contra el Amor.

La máxima expresión de Amor está en tu pecho, dentro de tu corazón, en la Llama Rosa que se encuentra del lado izquierdo de tu corazón. Desde allí puedes proyectar tu Llama Rosa expandiéndosela a todo el que tú quieras, sea hombre o mujer; perro, gato o chivo; piedras, soles o simplemente a Dios.

La Madre Divina es todo el Amor Divino del Cosmos en una sola persona, y ella se ha expresado a través de la Virgen María, Kwan-Yin, Sengen Sama, Tara, la Coromoto, Lujan, Caacupé, Tonantzin y de todas las Madres Divinas, sean conocidas o no. Por eso uno ama tanto a sus virgencitas. Tengo una estatua de la Coromoto y la veo tan preciosa que hablo con ella, y le digo: “¡Qué bella eres!”, y se pone contentísima, porque Ella es amor y del mejor, porque es sincero del alma, Amor de Verdad.

No sé cómo explicarles el Amor a Dios, pero sí les puedo decir que es el más grande de todos. Amando a Dios se ama todo, desde las amebas de un tanque hasta los más complejos organismos cósmicos. Amamos a Dios cuando compramos en el mercado, escuchamos ópera, nos comemos un pan, nos tomamos un refresco, escuchamos a David Bisbal o a Renee Fleming. A Dios lo podemos amar todos los días en cualquier lugar, y no importa la situación o lo que estemos haciendo.

Quiero terminar con las palabras del ser que más ha amado a la humanidad, y es el Amado Jesús: “Amaos los unos a los otros”. Él no dijo quién con quién, sino que se amaran los unos a los otros. Los quiero mucho.

Rubén Cedeño
(Extracto de "Amor" - Cartas Metafísicas)

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez