Rubén Cedeño
esenfrdeitptru
Catorce Disciplinas Diarias- Rubén Cedeño
  1. Levantarte cada mañana y hacer la meditación, sin faltarla un solo día, es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.
  2. Cada día, toda vez que te acuerdes, sea oportuno y sobre todo cuando hayan conflictos elevar tu pensamiento a Dios, la Jerarquía Espiritual y evocar y tratar de vivir de acuerdo al “Propósito que los Maestros Conocen y Sirven” es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.
  3. Estudiar, reflexionar y practicar aunque sea un capítulo, página o fragmento de la Enseñanza Espiritual cada día, sin dejar de hacerlo nunca, es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.
  4. Utilizar todo suceso de cada día, tanto los agradables, pero más que todo los desagradables acaecidos en el hogar, el trabajo, el grupo espiritual, núcleo de amistades o conocidos y sacar de ellos el aprendizaje que encierran para ti en cuanto al uso o descuido de las Siete Leyes Universales y los Siete Rayos para tu corrección, progreso espiritual y conexión con tu Alma, es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.
  5. No permitir enfadarte o deprimirte, mucho menos lanzar improperios a pesar de todo lo negativo que pueda suceder y mantener una actitud positiva, entusiasta proyectando con tu mente y sentimientos que todo se va a arreglar, bien sea meditando, orando o decretando, es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.
  6. Jamás pensar ni alimentar con tus sentimientos que alguien te va a hacer daño porque es malo, ya que “Dios puede más”, solo debes anidar dentro de ti que todos los seres humanos desean el bien para ti y para cada persona, es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.
  7. Reconocer la intervención del Alma en todos los sucesos acaecidos durante el día, sobre todo los aparentemente menos agraciados, Bendiciendo el Bien en ellos, es una disciplina y esta Disciplina es Amor.
  8. Ver en todas las personas que contactas a diario la Luz del Alma o Cristo Interno, sobre todo los que crees que te tratan incorrectamente, te tienen mala idea, te traicionan, te engañan o se aprovechan de ti, es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.
  9. Buscar durante el transcurso de cada día la oportunidad de hacerle el bien a alguien con un consejo, una acción, una enseñanza, es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.
  10. Jamás por ningún motivo justificado y mucho menos injustificado abrigar cualquier mínimo pensamiento o sentimiento de separación, exclusión o discriminación sino siempre procurar la unión con todos, es una Disciplina, y esta Disciplina es Amor.
  11. Siempre en todo momento negarte como personalidad, no por complejo de inferioridad o falta de autoestima, sino porque se considera a los facilitadores, Maestros y a Dios más que uno y los verdaderos hacedores, esta es una Disciplina, y esta Disciplina es Amor.
  12. Perdonar a todos los que nos agreden, calumnian, son injustos, nos castigan inicuamente y son mal agradecidos, es una Disciplina, y esta Disciplina es Amor.
  13. Cada día antes de acostarte hacer la retrospección diaria de todos los sucesos acaecidos durante el día y sobre todo los conflictivos y visualizarte actuando con una actitud propia de un Alma Activa y Despierta, es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.
  14. Cumplir diariamente con cada una de las Catorce Disciplinas diarias, es una Disciplina y esta Disciplina es Amor.

(Foto: Procesión en el Templo de Luxor)

Extracto del Libro "Cómo Sobrevivir en Luxor"

Por Rubén Cedeño

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

- 15 de Agosto de 1990 / 15 de Agosto de 2017 -

por Domingo Laut Rodríguez