Rubén Cedeño
esenfrdeitptru
Festival de Ásala-Rubén Cedeño

El “Festival de Ásala” es en la Luna Llena de Julio, lo celebra el Señor Maitreya, al igual que el Festival de la Buena Voluntad de Junio e igualmente instruye sobre una de la Pláticas del Señor Gautama. En el caso de Ásala lo hace sobre la Primera, que es la “Puesta en Marcha de la Rueda del Dharma” y lo hizo para sus primeros cinco estudiantes.  Este Festival lleva por título “Ásala”, ya que esta palabra en sánscrito es “Ashadha” que coincide con los meses de Julio-Agosto.

Así como el Señor Maitreya avivó las Conciencias Crísticas de la humanidad en la Luna Llena de Junio rememorando su Última Plática, igualmente se avivan cada año las Conciencias Crísticas  en el Festival de Ásala,  cuando el Señor Maitreya predica los dos grandes bloques de instrucción indispensable de la “Vivencia Espiritual” que son las “Cuatro Nobles Verdades” y el “Noble Óctuple Sendero” o las “Ocho Actitudes Positivas”, asunto que predicó el Señor Gautama en Sarnath, en India. 

En el “Festival de Wesak” en la Luna Llena de Mayo y en el “Festival de la Buena Voluntad” en la Luna Llena de Junio es donde se congregan reglamentariamente los Adeptos de la Jerarquía Espiritual de Shamballa. Usualmente en Ásala, en la Luna Llena de Julio, se reúnen los más entrañables discípulos en la casa del Señor Maitreya en los Himalayas. A este festival en conciencia proyectada podemos hacer el intento de acercarnos, visualizando, y añorando estar en ese glorioso momento del tan imponente “Festival de Ásala” o la Luna Llena de Julio.

Por Rubén Cedeño

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez