Rubén Cedeño
esenfrdeitptru
Servicio-Rubén Cedeño

¿Cómo puede un estudiante determinar sabiamente cuanto servicio ha de prestar al prójimo, a la hermandad y cuanto servicio a su propio desarrollo? , ¿Cuanta obligación a la familia, a los amigos etc... debe ser sacrificada para lograr dicho objetivo?

El servicio que se le presta a la humanidad no se debe medir ni determinar, tampoco se ha de escrutar, eso se hace sin contemplarlo, sin medirse, sin ningún tipo de coto. Uno se debe dedicar al servicio desmedidamente. El servicio a los demás es la demostración de la práctica del amor en su más exaltada expresión. Sin servicio no hay verdadero sendero, no hay una real espiritualidad.

Todos tenemos que convertirnos en “Servidores Mundiales” en cada plano, sobre todo en el económico. La gente necesita dinero, es imposible hacer algo, no se puede hacer nada, es imposible comprar comida para comer, no hay posibilidad de movilizarse, comprar medicinas. Hay que buscar las maneras de suministrarle dinero a la gente, bien habido, facilitar fuentes de trabajo y de ingresos. Hay que capacitar a las masas en la forma de que obtengan dinero de manera honrada, de forma recta, instruirlas de cómo conseguirlo mentalizándolo y como lograrlo trabajando.

El desvalido, enfermo en su casa u hospital, o el recluso necesitan compañía, ayuda, socorro de un “servidor mundial” que no solamente dé lo que necesita físicamente sino el auxilio espiritual pertinente para ayudarlo a salir de abajo y lo que sea menester. Y el más grande de todos los servicios es instruir, educar a las masas en las Leyes Espirituales, como así también en la existencia del Alma o el Cristo y la forma de contactarlo y esto se hace favoreciendo la publicación de libros que suministren esta información, dando charlas, realizando actividades periódicas que favorezcan esto sin cobrar por este servicio. Y aquí es pertinente detenerse.

La mayor obra de servicio tanto público como espiritual es educar. “Si le regalas un pan a una persona solo comerá ese día pero si le enseñas a conseguir la harina, amasarlo y hornearlo, comerá toda la vida”. No es regalar un pan, sino enseñar a amasarlo y hornearlo. De esto se trata la labor de servicio más grande que se pueda realizar en la encarnación. Hay que hacer campañas gratuitas de educación: educación escolar, moral, cívica, cultural y sobre todo espiritual y se necesitan servidores mundiales. Personas que voluntariamente, sin el interés de ningún tipo de remuneración, se avoquen a prestar esta asistencia. En la Metafisica se estimula a diario el servicio mundial.

Dentro de la Metafísica funciona activamente a diario el “Lord Koot Hoomi Ashram” ocupándonos de la docencia espiritual a todos los niveles y publicaciones del material de apoyo sea literario, audiovisual o electrónico; está la “Hermandad de Asclepios” sanando enfermos; la “Hermandad de la Madre Mercedes” ocupándose de los reclusos en las cárceles y la “Hermandad de Sanat Kumara” auxiliando ancianos. Estos son cuerpos de servicio metafísico atendiendo en áreas de suprema necesidad mundial.

Estos objetivos de Servicio Mundial se deben lograr sin mermar las obligaciones familiares, ni con los amigos, contraídas de antemano. Dedicarse a alguna de las ramas del servicio mundial dejando uno o varios hijos abandonados o condenando al abandono una buena amistad de años no es amor, no es buen crédito espiritual para alguien que dice buscar o estar con Dios o los Maestros, ese es un farsante, que disfraza de espiritualidad el desamor. En una persona así no se debe creer su servicio. Que vaya primero y se ocupe del hijo o los hijos u amigos que tiene abandonados y luego se dedique a servir para que ese servicio sea cierto, creíble, pleno.

Para muchos todo esto puede ser demasiada exigencia, pero es una escogencia como cualquier otra, como dedicarse al esnórquel, el alpinismo o la informática, que lleva su tiempo, pero no por ello vas a ser mal padre o amigo con nadie. Piensa en el Amor. No se puede dejar de amar, ni dejar de manifestar amor a nadie por amor a algo, porque ya todo dejaría de ser Amor.

Por Rubén Cedeño

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez