esenfrdeitptru
Antakarana-Rubén Cedeño

El Antakarana es el Hilo de Conciencia mental y lumínica que hace de Puente de Unión entre la personalidad y el Alma o Cristo Interno y luego este con el Ser Divino Propio o Mónada –mediante el pensamiento, sentimiento, palabras, acciones constructivas, compasivas, el decreto, la meditación, la comprensión y el trabajo positivamente creador. Es la labor más urgente que tiene que realizar la humanidad en este momento, y a esto se tienen que avocar con seriedad ahora las escuelas espirituales, religiones y todos los creyentes en el más allá.

El Antakarana se construye en dos partes: la primera de naturaleza mental uniendo la Personalidad o Triada Inferior con el Loto Crístico o el Aspecto Alma. Una vez concluida la primera parte del Antakarana se erige la segunda parte de naturaleza estrictamente Lumínica, que va destinada a la unión entre el Cristo y la Mónada o Divina Realidad y se le domina la ciencia de la visión y está bajo la regencia del Buddha Amithaba, “La Luz Infinita del Esplendor sin Límites”. La construcción de esta segunda mitad del Antakarana Lumínico conlleva además de la unión con la Mónada, la comunión con las Entidades Lumínicas de las Siete Jerarquías Creadoras donde una de ellas es la propia Presencia del Real Ser.

La construcción del Antakarana es la Ciencia de Unión con la esencia de la vida espiritual del individuo y que externamente comienza por la unificación con el grupo espiritual, todos los seres humanos, razas, diversas creencias y tendencias de toda índole, lo que catapultará hacia la unión con el Cristo que es uno de los Yogas sagrados o “Cristiyoga”. La Mónada rastrea por medio de la personalidad las diversas vivencias en los mundos inferiores, con la que consigue el aprendizaje que le da la experiencia. Este saber totalmente constructivo la personalidad se lo va transmitiendo al Divino Ser y, de esta forma, se va elaborando lentamente segundo a segundo, minuto a minuto, hora a hora, día a día, año tras año el Antakarana, hasta que queda totalmente terminado y a través de él asciende la Conciencia como impoluta novia a consumar la Boda Mística. 

El Antakarana se va construyendo por la brecha de Luz abierta entre la Mónada como conexión con el Aspecto Alma y a su vez de esta con la Personalidad y que se conoce como “Cordón Plateado”, pero con la diferencia de que este hace emanar la Sustancia Electrónica de Vida tanto física como espiritual de lo superior a lo inferior. El Antakarana tiene el camino contrario, de hacer ascender como conciencia el nexo de lo inferior a lo superior. Son una especie de dos triángulos uno que Asciende con su punta de impulso hacia arriba y otro que desciende con su impulso hacia abajo y al unirse conforman la “Estrella del Logro Victorioso” conocida como la “Estrella de David” y, sin ningún tipo de connotación sionista, este símbolo sintetiza el “Pensamiento Forma” del logro de la humanidad en el actual periodo de evolución.

CONTEMPLA LA ESTRELLA DORADA DE SEIS PUNTAS Y SUS DOS TRIÁNGULOS UNIDOS, ESO ERES TU, ESO DEBES REALIZAR AHORA, ESO HAS DE PROYECTAR AHORA Y CONSEGUIR QUE LOS DEMAS CONQUISTEN AHORA.

Todos los actos que hagamos de confraternizar uniéndonos con el enemigo, el contendor, el que nos cae mal, las acciones de curación que se hagan hacia toda persona o animal, los esfuerzos por difundir la Enseñanza de la Gran Hermandad Blanca, van construyendo, fortaleciendo y amplificando el Antakarana.

Tomemos en consideración las palabras de Blavatsky al respecto del Antakarana: Instrumento interno, sendero o puente entre el Manas superior y el inferior, el Ego Divino y el Alma personal del hombre. Sirve como medio de comunicación entre ambos, y transmite desde el “ego inferior” al superior todas aquellas impresiones personales y aquellos pensamientos de los hombres que pueden, por su naturaleza, ser asimilados o retenidos por la “Entidad Imperecedera” y ser hechos así inmortales con “Ella”, siendo ellos los únicos elementos de la pasajera personalidad que sobreviven a la muerte y al tiempo. Así es lógico que sólo aquello que es noble, espiritual y divino en el hombre pueda en la Eternidad dar testimonio de haber vivido.

La verdadera y correcta educación, sea esta considerada escolar o espiritual, es la que conduce al “Ser Humano” a vincularse con la Divinidad dentro de sí, el medio que lo circunda y cada una de las demás personas, que es la esencia de la construcción del Antakarana.

Así como existe el Antakarana individual hay un Antakarana Grupal, que construye el conjunto de individuos unidos en el propósito de educar y fusionar el cuarto Reino Humano con el Quinto Reino Divino y que se forma por la capacidad de servicio, las meditaciones, decretos, visualizaciones, conciencias proyectadas. 

Dice el Maestro El Tibetano sobre el Antakarana: El Antakarana es simbólicamente el Sendero. Ésta es una de las paradojas de la ciencia esotérica. Paso a paso y etapa tras etapa construimos ese sendero, así como la araña teje su tela. "Ese camino de retorno“ realizado dentro de nosotros mismos, es el Camino que debemos descubrir y recorrer.
Es importante acatar esta solicitud del Maestro El Tibetano para reflexionar: El Antakarana abre la puerta al Centro de Enseñanza de la Gran Logia Blanca. El Antakarana es la fuerza consciente integradora. El Antakarana es el medio para transferir la Luz. El Antakarana concierne a la continuidad de la percepción del hombre.

En la construcción del Antakarana, para no fallar en su edificación, hay que tener en cuenta tres factores que menciona el Maestro el Tibetano que son: “Todo crecimiento se realiza a través de la prueba, la lucha y la perseverancia”. Esto quiere decir que a pesar de las pruebas y luchas que aparezcan en el sendero hay que perseverar y se puede poner esto en primera persona diciendo esta afirmación de Fe: “A través de las pruebas Lucho y Persevero”. 

Por Rubén Cedeño

(Foto: Rubén Cedeño- Puente Nevado en el Parque Central de New York.)

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez