esenfrdeitptru

MAESTRO SAINT GERMAIN,

  • Decretos de Perdón y Transmutación (Rayo Violeta)

    Decretos de Perdón y Transmutación-Rubén Cedeño-Thomas Printz

     

    Dios es luz y esta Luz, al descomponerse, conforma los Siete Rayos del arco-iris, y cada uno de estos Rayos es uno de los Aspectos de Dios.

    Los Siete Rayos son las expresiones, por medio de la Luz y el Color, de las Siete Cualidades de Dios, que son: la Voluntad del Rayo Azul, la Sabiduría del Rayo Dorado, el Amor del Rayo Rosa, la Pureza del Rayo Blanco, la Verdad del Rayo Verde, la Provisión del Rayo Oro-Rubí y la Transmutación del Rayo Violeta. Nosotros podemos invocar, activar, atraer con el poder de nuestro pensamiento y sentimiento, cada una de estas cualidades, visualizando estos Rayos.

    ("Magno Libro de la Enseñanza", Rubén Cedeño)

     

  • Línea Discipular

    Línea Discipular-Rubén Cedeño

    ¿Qué es una línea discipular? ¿Por qué es importante y cuáles son las grandes ventajas de tenerla?. ¿Es una garantía que el estudiante - por contar con una línea discipular- obre correctamente?

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez