esenfrdeitptru

CARTA DE NAVIDAD,

  • Carta al Espíritu de la Navidad

    Carta al Espíritu de la Navidad-Rubén Cedeño

    Existe entre los niños la costumbre de escribir la carta a Santa Claus; los adultos se la escriben al Espíritu de la Navidad, y suele tener mucho efecto cuando se realiza con fe.

    “YO SOY” invocando la DIVINA PRESENCIA DE DIOS en mí, al Amado Maestro Jesús, a la Madre María, al Espíritu de la Navidad, al Amado San Nicolás y a todos los Seres de Luz, trabajando en el campo de fuerza de La Navidad, para que en Armonía para todo el mundo, bajo la Gracia y de manera perfecta, se manifieste en mí este regalo de Navidad:

    (________________________________Escribe tu deseo________________________)

    Gracias Padre, porque ya me diste este regalo para hacerme feliz a mí y a todos los demás.

    Esta petición se puede comenzar cualquier día de Diciembre y hay que leerla diariamente hasta la llegada del Espíritu de la Navidad, en que deberá ser incinerada diciendo: “Gracias Padre porque esto ya se cumplió”

    Por Rubén Cedeño

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez