esenfrdeitptru

COHESIÓN,

  • Día del Amor

    Día del Amor-Rubén Cedeño

    El día 14 de febrero ha sido calificado como “El Día de los Enamorados”, pero esto es discriminativo porque algunas personas suponen, que quien no está con una pareja no lo puede celebrar. Existe gente que no está enamorada de una pareja, pero está enamorada de la vida, la literatura, el agua, la pintura, el fuego, la ciudad, los Maestros Ascendidos, la Madre Divina, o simplemente de Dios; y también tiene derecho a celebrar el “Día de los Enamorados”. Por eso en vez de generar esta festividad como el “Día de los enamorados”, en la Metafísica lo hemos calificado como “Día del Amor” y así, poderlo celebrar todos. Uno puede estar enamorado de sus cubiertos, sus óperas, sus estudiantes, la metafísica, su facilitador, su televisor, la ropa que se pone, del Sagrado Libro del Yo Soy y celebrar con todos ellos, “El Día del Amor”.

  • Unidad con la "Vida Una"

    Unidad con la "Vida Una"-Rubén Cedeño

    Procurar desenvolver la unidad de la “Vida Una” es uno de los “Objetivos Complementarios” de la Metafísica. Este es el mismo objetivo, pero con diferentes palabras, que los Maestros El Morya, Koot Hoomi y El Tibetano le sugirieron a Helena Petrovna Blavatsky a introducir dentro de los propósitos de su trabajo en la tierra como: Formar un núcleo de fraternidad universal, sin distinción de raza, creencia, sexo, casta o color. A este propósito se suma irrestrictamente la Metafísica. Esto es lo que enfáticamente expresa la Jerarquía Espiritual: La separación es la gran herejía. Esto es lo mismo que ha descargado el Maestro El Tibetano para los estudiantes de la Nueva Era como “Rectas Relaciones Humanas” y es el propósito para el cual trabaja el Maestro Jesús actualmente como Ángel de la Unidad.

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez