esenfrdeitptru

rayo oro rubí,

  • Juan el Amado

    Juan el Amado

    Juan El Amado es un Maestro Ascendido, miembro de la Jerarquía Espiritual de Shamballa, que desarrolló en su evolución el amor a su Maestro, la devoción, la paz, la prosperidad y el misticismo que emanan de la Presencia de Dios; y Él es capaz de proyectar estos dones hacia nosotros, si nos unimos a su estado de conciencia y lo invocamos. "Yo Soy uno con el Estado de Conciencia de Juan el Amado".

    El Amado de Juan fue el Maestro Jesús, y éste le correspondió con igual Amor. "Jesús es mi Bienamado". "Yo Soy el Amado de Jesús". Así que, estudiando y comprendiendo el Amor de Juan por su Maestro, nosotros podemos, igualmente, desenvolver este mismo amor por el Maestro Jesús.

    Este amor tan grande de Juan por Jesús le valió para ser actualmente el Chohán del Sexto Rayo Oro Rubí de la Provisión, Paz, Suministro, Gracia, Devoción, Misticismo y Serenidad. Este Rayo fue dirigido anteriormente por el Maestro Jesús y por la Maestra Ascendida Lady Nada.

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez