esenfrdeitptru

principio de mentalismo,

  • Oración Científica

    Oracion Científica - Rubén Cedeño

    La Oración Científica es la puesta en práctica del Principio de Mentalismo, el Decreto y todo lo que enseña la Metafísica para conseguir, de forma infalible y armoniosa, lo que nos esté haciendo falta para manifestar el “Concepto Inmaculado” y el “Plan Divino de Perfección”, siempre y cuando esto no vaya en contra nuestro o de otra persona.

    Cuando uno va a orar, no puede estar pensando negatividades, como que no se merece lo que pide, que es imposible o que es mucho, ya que esto desbarataría el efecto de la Oración Científica. Otra cosa muy importante es memorizar la fórmula de la Oración Científica, y no alterarla ni dejar de decir ninguna frase, porque todo su contenido tiene un propósito especifico: “Amada Presencia de Dios ‘Yo Soy lo que Yo Soy’, en armonía con todo el mundo, bajo la gracia divina y de manera perfecta, yo decreto (….tal cosa….). Gracias Padre, porque ya su cumplió”.

  • Poner a Girar la Rueda del Dharma

    Poner a Girar la Rueda del Dharma-Rubén Cedeño

    Se le llama “Poner a girar la Rueda del DHARMA” la primera charla que dio el Señor Gautama y es lo que aprendemos y enseñamos en nuestras actividades Metafísicas: que la vida de muchos transcurre llena de sufrimientos, pero que los podemos solucionar cambiando nuestra actitud por medio del Noble Óctuple Sendero, y uno de los puntos es el Recto Pensar, que es el Principio de Mentalismo.

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez