esenfrdeitptru

Yo Personal,

  • Estemos Felices

    Estemos Felices-Rubén Cedeño

    Estemos felices: en el calor con el calor y en el frío, con el frío. Demos Gracias a la Vida por lo que tenemos. Renunciemos a desear más objetos, cosas, adornos, y seamos felices con lo que buena y sabidamente ya poseemos. Abandonemos el desear ir a lugares y sintámonos felices en el aquí y ahora dentro de nuestro Ser Interno. Comamos con gusto lo que la Vida nos da y demos Gracias por tener qué comer. Deseemos estar con las personas con quienes estamos, seamos felices y no estemos pensando en las que no están.

  • Peregrinaciones

    Peregrinaciones-Rubén Cedeño

    Toda la vida han existido las peregrinaciones a los sitios donde han vivido Santos y Maestros del Cristianismo, el Islam, el Buddhadharma y el Judaísmo. Pero uno no va a buscar nada ni a cambiar peregrinando a algún sitio como una isla, Benarés, Roma, la Meca, Luján o Machu Pichu. Tú cambias y produces un milagro por un proceso interior. Entonces, ¿por qué se viene a Kushinagara o a otros sitios de peregrinación? Pues por nada. Y es allí donde está lo grande de venir así, por el solo hecho de venir. En esa actitud, ya no está el “yo personal” que busca algo para sí mismo y que crea ser más espiritual que los demás. Todo está respondido en el solo venir aquí por el simple hecho de venir, sin buscar nada, desposeído de deseo, tal vez sólo con amor por el Señor Gautama y nada más. Esto solo basta. Si el Nirvana es la extinción, la mejor forma de venir al lugar donde el Señor Gautama entró al Nirvana es extinguido.

Grupo Metafísico de Madrid

Desde la Sede Central del Grupo Metafísico de Madrid Europa tengo el placer de darles la bienvenida a todos los que visitais esta puerta a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, de la edad dorada de su majestad Saint Germain y a la magistral exposición de su discípula directa, nuestra Amada Conny Méndez, cuyo legado recibimos de la mano de nuestro amigo Rubén Cedeño, para cuyo agradecimiento por su Amor, Instrucción y Amistad no conoce límites.

Aprovecho esta oportunidad para dar las gracias públicamente también a las personas que componen el grupo interno que tengo el privilegio de dirigir, sin cuyo amor, buen hacer y apoyo incondicional, no podría realizar la tarea que libremente elegí en su momento, así como a todos los colaboradores que contribuyen con las conferencias e instrucciones día a día, fieles a su linea discipular y a su conciencia. 

Si en algo contribuye esta página, a la expansión de la luz, aunque sea de una persona, nos daremos por satisfechos.

por Domingo Laut Rodríguez